Buscar en este blog

miércoles, 28 de junio de 2017

DOS AMERICANOS EN EUROPA

 

Capítulo 17

Wilhem llega con retraso


En el nuevo capítulo de esta emocionante colección dibujada por Darnís por fin Harry Connally consigue encontrarse con su padre, científico sospechoso de traidor a su patria.








martes, 27 de junio de 2017

Diego Valor y la tribu de Zark


 Las últimas andanzas del piloto del espacio

 

El nacimiento de Diego Valor estuvo inspirado por un serial radiofónico de Radio Luxemburgo que adaptaba el cómic británico Dan Dare. La cadena SER contrató los derechos de emisión, encargando al militar Enrique Jarnés Bergua (Jarber) la realización de los guiones. Jarnés tardó pocos meses en apartarse del original y llevar la radionovela por caminos propios, convirtiéndola pronto en algo absolutamente español. 
El éxito fue indiscutible. El serial se mantuvo en antena desde 1953 a 1958, emitiéndose más de mil doscientos episodios de quince minutos; se compuso un Himno de Diego Valor, y el programa estuvo patrocinado por empresas como la juguetera Geyper o la fábrica de chocolates Matías López, lo que dio lugar a algunos de los primeros casos de publicidad integrada en los episodios: Matías López elaboró las tabletas de chocolate Svilka, que los protagonistas de la serie llevaban como principal alimento en sus mochilas y que se publicitaba como "el chocolate que toma Diego Valor", publicando también un álbum de cromos que se obtenían comprando aquellas tabletas de chocolate, mientras que Geyper creó y puso a la venta juguetes como la "perforadora del espacio", aparato que hacía su aparición en uno de los momentos más emocionantes de la serie, o los intercomunicadores telefónicos "walkie talkie". 
La "perforadora del espacio" reproducía fielmente el juguete de Geyper,
incluyendo el absurdo gatillo, impracticable
en una máquina del tamaño
de un bulldozer.
Las aventuras de Diego Valor llegaron a la escena teatral en tres ocasiones, se grabaron dos discos de 45 rpm con episodios interpretados por el equipo artístico de la SER, y hubo incluso su versión televisiva, una de las primeras ficciones propias de Televisión Española. Desgraciadamente, aquellos episodios corresponden a la prehistoria del canal nacional, cuando en España había muy pocos receptores y los programas se emitían en directo, con lo que no queda memoria gráfica ni sonora de ellos. Eso sí, sabemos que también la publicidad se hizo presente en la pequeña pantalla: otra casa juguetera, Madel, promocionó sus figuras de juguete, que más adelante se convertirían en el popular Madelman.
El tebeo no podía desaprovechar un filón como aquél: se publicó una primera etapa de 124 cuadernillos en formato tira con dibujo de Buylla y Bayo y siempre con guiones de Jarber, que resumían semanalmente los episodios radiofónicos. Hubo después una segunda época en la que el formato pasó a ser el habitual de los cuadernos de la época (16x21) cm, con dibujo de Adolfo Buylla y portadas ilustradas por Monzó, Moya y Jano, pero el momento había pasado y la colección se canceló a los 44 números.
Aún hubo otro intento de mantener a Diego Valor en acción: la revista gráfica La Actualidad Española publicó a partir de octubre de 1963 un suplemento de historieta que llevó en su portada episodios de Dan Dare, y en sus primeros diecisiete números Diego Valor compartió la paginación con su predecesor en lo que fue, definitivamente la última aventura del piloto del espacio... hasta que en el siglo XXI renaciera de sus cenizas en cuadernos publicados por EDT con guiones de Andreu Martín y dibujo de Enrique Ventura.
Las páginas publicadas originalmente en el suplemento de La Actualidad Española son las que se presentan a continuación. El dibujo de este episodio lo realizó en solitario Braulio Rodríguez, Bayo.
 









lunes, 26 de junio de 2017

El Corsario Sin Rostro #1


Una emocionante historia de piratas de Manuel Gago

 

A finales de los años cincuenta, Manuel Gago, concluida ya su etapa en Editorial Valenciana, con Purk y El Espadachín Enmascarado finalizadas y El Guerrero del Antifaz en manos de Matías Alonso, dedicó toda su energía a producir para su sello familiar Maga innumerables colecciones, entre las que destacaron dos de géneros entonces muy en boga: las aventuras prehistóricas y los relatos de piratas. Pienso que estas dos colecciones son los trabajos más conseguidos del autor.
Piel de Lobo, la serie prehistórica a la que me refiero, se mantuvo en el quiosco durante noventa semanas con buena aceptación del público y se cuenta indudablemente entre las obras más atractivas del dibujante que, aunque nacido en Valladolid, figura como uno de los más representativos de la escuela valenciana del cuaderno de aventuras.
La colección que hoy se asoma a la memoria frívola, El Corsario Sin Rostro, es una historia de piratas concebida como un relato unitario y completo, a diferencia de lo que ocurría con la mayoría de las series de la época, que enlazaban los episodios saltando de aventura en aventura. Y mientras en Piel de Lobo la trama se alejaba de los dramas, venganzas y tragedias familiares habitualmente presentes en las obras anteriores de Gago, abandonándose a un derroche de fantasía delirante en un mundo poblado de razas, bestias y personajes de lo más sugestivo, El Corsario Sin Rostro retomaba las tramas basadas en las identidades secretas, los amores desairados y el protagonista atormentado.
La relativa brevedad de esta colección es uno de los elementos que la hacen atractiva y fácil de leer. Gago, por otra parte, consiguió realizar en estos cuadernos, en especial en los primeros números, algunas de las más hermosas páginas que le permitió la urgencia con la que se veía obligado a realizar su enorme producción.
Este primer número es una buena muestra de lo que digo: Gago abandona aquí el corsé de las filas de viñetas y juega con la composición de la página con más libertad, cuidando más el detalle y esforzándose en la definición de los personajes. No dudo que cualquier buen aficionado sabrá disfrutarlo.







domingo, 25 de junio de 2017

HEREDEROS DE EL ZORRO

El Gavilán

Capítulo 12

"El final de Luis Cortinas"

El Gavilán se enfrenta en este número a uno de sus más letales enemigos en un duelo mortal.